Saltear al contenido principal

Maternidades: Atravesar el puerperio en compañía

Con la llegada de un bebé, además de un amor incomparable, cada persona que empieza a maternar afronta una etapa de confusión, de vulnerabilidad psíquica y una crisis de los ideales . A esta etapa se la llama puerperio. Zorzal Diario dialogó con especialistas que recomiendan fortalecer las redes de sostén, sobre todo con pares, para derribar mitos, validar emociones, promover el apoyo comunitario y políticas públicas acordes.

“La tribu y el estar en contacto con mujeres, especialmente con mujeres madres, es fundamental durante el puerperio. Es un factor que protege la salud mental materna al estar sostenida, acompañada”, remarca la psicóloga Mariela Cacciola, creadora de la comunidad Dulce Crianza y co-directora del espacio de formación profesional Impronta Perinatal.

“A veces es más importante que la pareja misma, si la hay”, señala Mariela, y advierte que en el puerperio pueden incidir cuestiones hormonales, pero que en casos de adopción también se vivencia. No tiene que ver necesariamente con las representaciones femeninas, sino con las personas que asumen un compromiso profundo de cuidado total de una criatura tan frágil, potente y demandante como somos los humanos en nuestros primeros años.

Además, en la sociedad occidental, las personas crían en soledad y “la soledad es uno de los factores de riesgo durante el puerperio”. Por eso son fundamentales las estrategias que apunten a alimentar los vínculos con otras mujeres maternando, o personas que estén atravesando este abismo que nos hace redescubrir el mundo con otra lente. “La familia, las vecinas, las amigas, si están cerca son fundamentales”, subraya.

Claro que también resulta importante poner límites a las relaciones que no sumen, a los consejos que no se piden, a las recomendaciones y los juicios de valor. Más vale apostar a las relaciones amorosas, al reparto de tareas y responsabilidades, al apoyo profesional y comunitario. El cuidado es una tarea grupal, desde siempre.

La carga mental

Criar a una persona, o a varias a la vez, implica mucho trabajo. Esas tareas a veces se pueden ir repartiendo en pareja o con otras personas que se convierten en referentes afectivos para las niñeces. Pero la organización de esta trama suele recaer en las madres. Toda esa logística se denomina carga mental y es la más invisible de un listado infinito de tareas invisibles.

− ¿Es posible compartir la carga mental en pareja?

− ¡Qué difícil! Creo que en principio está bueno saber que estamos aprendiendo a ser mamás y a ser papás, para permitir que en este aprendizaje haya ensayo y error. La principal estrategia es la comunicación: poder comunicar qué esperamos de la pareja, y en qué puntos uno de los dos empieza a sobrecargarse.

Para Cacciola es fundamental poder comunicar y contar con el otro para afrontar juntos las miles de tareas que tiene la crianza, con expectativas reales.

Queridas puérperas

No es simple acompañar ni sentirse acompañada en la etapa perinatal, que se caracteriza por una alta sensibilidad, y un desgaste físico y emocional importante, sobre todo en contraste con las expectativas hegemónicas de una maternidad rosa, limpia y perfecta.

“Tener siempre presente que cada persona transita su maternaje de acuerdo a sus posibilidades, con la propia historia a cuestas, con posibilidades, recursos y desafíos, absolutamente singulares y subjetivos”, agrega a su vez Natalia Liguori, también psicóloga y socia de Mariela en Impronta Perinatal, un espacio que se propone formar profesionales con una línea que humaniza la atención sanitaria y comprende a la salud como concepto integral.

Es muy importante, remarca Liguori, “acompañar con respeto, humildad y empatía, hacerle un buen lugar al deseo”, tratando de fortalecer la libertad de las personas puérperas para tomar decisiones con autonomía.

En este sentido, los espacios amorosos como las denominada «tribus» de crianza o de amigas, que convergen en diversos momentos y espacios de la crianza, son ámbitos ideales para deconstruir estereotipos, expectativas y mandatos, propios y ajenos.

Volver arriba
×Close search
Buscar