Saltear al contenido principal

Central Ballester: “Somos locales otra vez”

El Club Central Ballester volvió a ser local después de 26 años, período que lo encontró recorriendo distintas canchas del ascenso. Cerca de 4000 personas acompañaron el anhelado regreso a José León Suárez. La jornada movilizó a todo el barrio de Las Magnolias, que fueron parte de la fiesta del “Canalla”. En el debut en la nueva cancha, el local se impuso a Sportivo Barracas por 1-0.

La esquina de las avenidas Juan Manuel de Rosas y Sarratea fue el inicio de una larga caravana hacia el flamante estadio de Central Ballester. En cada esquina se encontraba un puñado de hinchas, socios y vecinos que vestían la casaca amarilla combinada con el azul. Las parrillas de la zona fueron colmadas por los fanáticos del Canalla.

La hinchada caminó todo el trayecto de Sarratea, cruzó el Paso Bajo Nivel hasta llegar al estadio ubicado al 10500 de la avenida. “Somos locales otra vez”, fue uno de los cantos que sonaron durante la tarde en la procesión que realizaron los hinchas.  

Bombos, platillos, globos y paragüas. Todo color amarillo y azul. Camisetas de todas las épocas se pudieron ver en la caravana y luego dentro del estadio. Algunos vestían la casaca de Chacarita Juniors, el otro club insignia de San Martín. No hubo conflicto con eso. La fiesta era de todos los barrios del distrito.

El sábado 14 de mayo quedará tatuado por siempre en la historia de esta humilde institución del barrio de Suárez. El 9 de diciembre de 1995 se despediría sin saberlo de su antigua cancha ubicada en el barrio de Carcova. Desde aquel momento, dieciséis estadios vieron a Central Ballester jugar de local, contabilizando un total de 400 partidos. 

El sol acompañó durante toda la jornada, lo que dio una temperatura agradable para coronar una tarde histórica. En el estadio, desde temprano ya estaban colocadas las banderas: Villa Hidalgo, San Andrés, Billinghurst y el Bajo Boulogne, fueron algunas de las firmas que tenían los trapos que adornaron la cancha.   

Ex jugadores, dirigentes, socios y vecinos del barrio ingresaron previo al partido para hacer las fotos para atesorar el momento. “Tengo una alegría enorme. Después de 26 años tener una cancha a una cuadra de mi casa es la felicidad más grande. Después de mis hijos, esto es lo mejor que me pasó en la vida”, dijo emocionado Marcelo Luis Vega, hincha de Central Ballester y vecino del barrio. 

“De ahora en más Central Ballester va a tener un sentido de pertenencia, que antes no tenía. Agradezco a los socios, a los sponsors y a todos los vecinos de Ballester y San Martín por el apoyo. Es una emoción muy grande que tengo”, afirmó el presidente del club, Donato Lanzillota.

Representantes de la política local estuvieron en la jornada. El intendente Fernando Moreira estuvo junto al funcionario de Seguridad y Gobierno, José Maria Fernández. Ambos le entregaron una placa al presidente en reconocimiento por la labor realizada. También asistieron los funcionarios municipales Alán González, Leonardo Mazza y el concejal Alejandro Mamani. 

Los bomberos voluntarios de Villa Ballester fueron parte de esta historia. Desplegaron el brazo de un camión para que se subiera un bombero con una pelota. Luego bajaría y entregaría la pelota a ex jugadores veteranos del club. que corrieron desde uno de los arcos hasta el centro de la cancha para entregarla al Presidente del club. 

El partido tuvo todos los condimentos. Central Ballester tuvo un penal en su contra en el primer tiempo. El arquero Agustín Gil le contuvo a Sebastián Ybares su remate. El equipo Canalla había tenido un duro comienzo en el torneo de la Primera D al ser goleado por 5-0 frente a Cambaceres.

El entrenador del equipo, Sergio Micieli, dijo a Zorzal Diario pocos minutos después de haber conseguido el triunfo: “Estamos muy contentos de volver luego de 26 años. En Central Ballester han pasado grandes jugadores y entrenadores que no tuvieron la suerte que yo tengo y eso lo estoy disfrutando. Más allá del partido que necesitamos ganar para toda la gente que vino y para nosotros mismos por haber tenido una semana complicada. Estamos fuertes, estamos bien y lo demostramos dentro de la cancha jugando como una final”.

El segundo tiempo tuvo mayor intensidad en el juego, donde Central Ballester y Sportivo Barracas hicieron un partido de ida y vuelta. A los 17 minutos del segundo tiempo llegó un córner desde la derecha, que Braian Ruiz peina en el primer palo para la aparición de Diego Gradicola que grita el gol junto a sus compañeros frente a la tribuna. El primer gol que se marca en el flamante nuevo estadio, que quizás muchos no pudieron visualizar porque se había desplegado una bandera del Canalla que cubría gran parte de la tribuna. 

“Nunca había vivido algo así. Es mi primera experiencia con tanta gente apoyando de local: La victoria es para ellos también”, afirmó el autor del primer gol en el estadio de José León Suárez, Gradicola. 

Central Ballester volvió al barrio. El Canalla de Suárez empieza una nueva etapa en su historia, para reafirmar su identidad popular y sanmartinense.

Volver arriba
×Close search
Buscar