Saltear al contenido principal

Un adolescente libertario

Tiago Codevila, militante de La Libertad Avanza y estudiante de una escuela secundaria pública de Ituzaingó. Zorzal Diario lo conoció en la caravana que realizó Milei en San Martín donde llamó la atención por ser el principal animador de la gente, agitando a los asistentes al grito de: «Viva la Libertad». En esta entrevista cuenta cual es su punto de vista con respecto a las proximas elecciones donde se define el rumbo de la Argentina.

Miércoles por la mañana en el polideportivo Gorki Grana, dentro del predio Seré, donde funcionó el ex centro clandestino de detención Mansión Seré, en Ituzaingo. Tiago tiene 17 años, se crió en Ituzaingó hasta los 11, cuando su familia se vió afectada por la crisis económica y debió mudarse a un barrio humilde de Moreno: el Bongiovanni. De esa crisis cuenta que aún no se recuperan, su padre, quien tenía una inmobiliaria hoy en día es albañil y su madre se las rebusca revendiendo bolsas y productos de papeleria. 

¿Cómo conociste a Milei?

De chico, a los once empecé a escuchar a divulgadores de economía y de cultura como: Nicolas Marquez, Tipito enojado, Laje, gente de renombre categorizados como “de derecha”, aunque yo no los considero ahí. Me interesaba el comportamiento actual de la juventud en comparación de lo que contaban mis viejos, y de ahí se derivó a temas de la economía. Quería saber porqué a mis viejos no les alcanzaba para comprar lo que querían o porque no paseábamos como antes ni nos íbamos de vacaciones, esas cosas que de chico no entendés porque pasan y en los videos encontrás gente que te explica un poco la situación del país.

¿Cómo arrancó tu militancia?

Siempre hablé del cambio cultural libremente con profesores, con compañeros, amigos y trataba de dar mi batalla. Pero no conocía la fuerza de Milei en Ituzaingó y no la conocí hasta las PASO. Ahí un amigo me dijo que había laburo: fiscalizar para Bullrich, pagaban diez lucas y dije: ‘Bien ahí, plata’. Trabajo es trabajo. Quiero plata y quiero trabajo.Y de paso tenía la oportunidad de en el cuarto oscuro controlar que no le hagan fraude a Milei. Ahí vi a un fiscal de Milei y le empecé a hablar: cuida eso que vale oro. Y ahí me contó de la sede de Ituzaingó y me invito a participar. Los primeros dias que fui la gente era muy amable, pense que me iba a cruzar con muchos jovenes, pero de mi edad eran solo tres, el resto adultos. Tenía la visión de que era una movida de la juventud y me sorprendió que nada que ver. Y desde las PASO estoy a full. Doblamos boletas, hacemos rastrillaje. Debatimos las propuestas. Militamos los fines de semana en la plaza de Ituzaingó.

Dijiste que te metiste en la movida de Milei en principio cuestionandote movidas culturales ¿Qué es lo que esperas del gobierno de Milei en esos términos?

Al votar a Milei lo que más espero es el cambio económico, una cultura ambientada a la economía. Los argentinos creo que ya no sentimos tanto la necesidad de apegarnos al peso, sobre todo después de tantos años de inflación y devaluación. El voto a Milei es económico.

¿Qué opinas del sistema de vouchers?

Ojala pudiera costearme una privada, considero que lo que aprendí es gracias a la vida, la experiencia y a internet. Sociabilizar si es gracias a la escuela. Tengo mucha fé en el sistema voucher, lo que yo elegí es caro de estudiar. Tengo el título de gastronomico profesional en Iag que me costie trabajando. Pero me gustaria estudiar con el Gato Dumas y es muy cara, siento que con los voucher es la unica forma de estudiar donde me gustaría.

¿Cual es tu situación económica y la de tu familia? 

Cada mes peor, un mes podes comprarte algo al mes siguiente ya no. Estamos como podemos, sobrevivimos hasta que mejore algo. Hace varios años venímos así, seis por lo menos. Nos mudamos por falta de plata para pagar el alquiler. Nos fuimos de Ituzaingó al barrio Bongio, en Paso del Rey, Moreno. Igual no ando por Moreno nunca, me levanto y enseguida tomo el colectivo, tren y viajo una hora para venir acá a Ituzaingó, lo siento mi casa.

¿Tenes miedo de que te defraude?

Mi miedo racional es caminar por Luzuriaga y que me asalte un chorro. Estando las cosas como están, me parece que lo racional es temer a que gane una de las personas que lleva años acá mientras nosotros seguimos igual, entonces de ganar seria practicamente un cin por ciento de que las cosas sigan igual o empeoren, pero si ganase Milei me parece más bien tirar una moneda cincuenta y cincuenta. Una apuesta, pero ya sabemos que el otro lo va a hacer mal. Más que miedo es esperanza. Es un: ojalá que sí.

¿Qué esperabas de este gobierno?

No estaba tanto metido en la política, ahora estoy completamente adentro pero según las reacciones de mis viejos escuchaba que iba a ser más de lo mismo, había resignación de que nada iba a mejorar. Así que nada, a jugar a la compu. Nunca me imaginé que el dólar iba a ir de sesenta a mil pesos.

¿Recordás alguna situación particular con este gobierno que te haya angustiado y haya sido el quiebre?

La cuarentena, que te obligarán a sacar permiso, a vacunarte. Yo me la puse feliz, porque me interesa la ciencia pero no me gusto que obligasen a la gente, ni que subyugaran tu libertad. Que el barbijo, y después la foto de la fiesta de Olivos, fue una bronca que no te puedo explicar. Familiares que se morían sin poder verlos, no podías ir a comprar pan que te miraban raro. El chabon sacó un decreto para no salir y él se estaba armando una fiesta. Eso fue un punto de inflexión. La pasamos comiendo arroz, el laburo de mi viejo era estar en la calle y no podía salir. Fue puro arroz y fideos. Estuvimos tristes. Nos jugó mal anímicamente. A la vez se hacían muy populares los videos de Milei a la par de la decadencia de Alberto.

¿Sentís que formas parte de un movimiento violento? 

Violentos hay en todos lados: partidos, países. De cien hay diez personas sacadas. Creo que ese prejuicio viene de la mano de la euforia que tenía Milei en años pasados, pero hay que entender que Milei siempre fue el reflejo del pueblo, por la ira que siente el pueblo que siempre vivieron de arriba, que nos prometian todo y nos dieron nada, y Alberto nos decía que nos cuidaba y hacia fiestas, la bronca que genera Milei la generaba en la oportunidad que tuvo. “Nosotros putiamos y gritamos por los que no pueden” y el pueblo es eso: gritar y que no te escuchen. No considero que yo sea violento, es un prejuicio.

¿Tu esperanza?

Cuando la economía mejora, todo mejora.

Foto del avatar
Volver arriba
×Close search
Buscar